Inicio Informe Anual

Informe Anual

por Adrian Mikeliunas
Informe Anual 2017 Internacional
Informe Anual
Informe Anual 2017 Internacional

Plan Internacional

Carta del Secretario Ejecutivo

 

Me complace presentar el Informe Anual de 2017 del Plan de Jubilación del Personal (el Plan) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Interamericana de Inversiones (CII).

Me complace presentar el Informe Anual de 2017 del Plan de Jubilación del Personal (el Plan) del Grupo BID, que comprende el Banco Interamericano de Desarrollo (el Banco o el BID) y la Corporación Interamericana de Inversiones (la Corporación).
En los últimos seis años, se han efectuado importantes reformas en los Planes de Jubilación con el propósito de mejorar su situación financiera y su estructura de gobernanza. Dos de esas reformas, efectuadas en 2011 y 2014, introdujeron  modificaciones en los beneficios de los Planes, lo que fortaleció su sostenibilidad financiera a largo plazo y permitió su armonización con los de las
instituciones comparables. Los beneficios de los Planes siguen siendo competitivos, en comparación con otras instituciones similares y son una herramienta útil para vincular y retener a
profesionales de alto grado de competencia. Otra reforma, realizada igualmente en 2014, implantó una nueva estructura de gobernanza para los Planes, aclaró las responsabilidades de las diversas comisiones rectoras, incrementó la transparencia y
fortaleció la composición técnica y gerencial de la Comisión de Dirección. Dicha Comisión se ha constituido en un foro en que la Alta Administración y los representantes del personal activo y jubilado
han podido entablar diálogos técnicos. Igualmente ha generado un mayor involucramiento de las altas instancias del Grupo BID en la supervisión de la Secretaría. Para obtener información más detallada, véase el Informe Anual de los Participantes de 2014, y la Sección 6 del presente informe.

En 2015 se adoptaron ciertas políticas en reconocimiento de la relación que existe entre los Planes de Jubilación y el Grupo BID en su carácter de patrocinador de los Planes. En julio de 2015 el Directorio Ejecutivo (Directorio) aprobó la Política de Apetito de Riesgo que establece dos parámetros de medición de riesgo. El primero de ellos fija un nivel máximo de volatilidad de los activos y pasivos; el segundo prueba la solidez del rendimiento requerido para el financiamiento actuarial,  inculándolo a los rendimientos de los retornos esperados del Plan. La Política de Apetito de Riesgo está vinculada a la Política de Adecuación de Capital del Banco, que prevé una asignación de capital como respaldo financiero para cubrir el riesgo financiero generado por los Planes en los estados financieros del Banco en momentos de estrés en los mercados.
La segunda política se aprobó en diciembre de 2015, titulada Política de Financiamiento a Largo Plazo de los Planes de Jubilación, y establece: (i) tasas anuales de contribución estables del Grupo BID para cada uno de los Planes de Jubilación (definidas como un porcentaje del total de la remuneración neta del personal en servicio activo); (ii) una Reserva de Estabilización para los tres planes más grandes,
con el fin de estabilizar las tasas de contribución a los planes; y (iii) un plazo inicial de vigencia de la Política de cinco años. Como consecuencia de la aplicación de la Política de Financiamiento a Largo Plazo, el Grupo BID ha aportado contribuciones
anuales a los Planes que superan las contribuciones teóricamente requeridas según los cálculos efectuados por los actuarios externos de los Planes. Dicho excedente se ha invertido en las Reservas de Estabilización de los Planes, de conformidad con
las disposiciones de la Política de Financiamiento a Largo Plazo. Como se verá en la Sección III, en los tres años iniciales de esta última política, la Reserva de Estabilización del Plan ha crecido hasta cifrarse en más de US$125 millones, equivalentes al 3% del
valor total de los activos. Para ver más detalles sobre el propósito y los componentes de la Política de Financiamiento a Largo Plazo, sírvase consultar el Informe Anual de los Participantes de 2015.
Después de que el Directorio aprobara las políticas de apetito de riesgo y de financiamiento a largo plazo en 2015, se reinició en 2016 el análisis de los activos y pasivos del Plan, que finalizó en agosto de 2017. Dicho estudio dio lugar a una revisión de la Política de Inversión y de la asignación estratégica de los activos del Plan. Este tema se presenta con mayor profundidad en el Informe Especial de este año.
En forma paralela a las reformas antes mencionadas, se ha hecho un gran esfuerzo en reforzar el equipo de trabajo de la Secretaría de los Planes de  Jubilación, mejorando su capacidad técnica y de análisis, así como de brindar un apoyo más eficaz a los participantes. En términos de sistemas, se adoptó un nuevo sistema de administración de pensiones y se adquirió la licencia de una plataforma informática para valuación de las pensiones. Con el fin de lograr mayor transparencia y mejorar la  comunicación con todas las partes interesadas en los Planes, se crearon sitios virtuales en intranet y extranet.
Todas estas reformas han venido acompañadas de condiciones de mercado favorables, que han conducido a un progresivo fortalecimiento de la posición financiera de los Planes. Tanto desde la perspectiva actuarial como de la contable los planes muestran niveles de solidez satisfactorios. No obstante, no es momento de ser complacientes, pues
los mercados suelen ser volátiles y por lo general son cíclicos. Es imposible pronosticar cuándo el ciclo actual llegará a su punto máximo ni cuando cambiará el sentimiento del mercado, pero creo que es posible decir que mucho de lo que ya se ha logrado, será de gran valor cuando los tiempos sean menos favorables. Las medidas adoptadas por la
Secretaría, sus Comisiones rectoras y el Directorio en los últimos seis años han fortalecido tanto los planes como al patrocinador para enfrentar el futuro. Recordemos que, en sus más de 55 años de existencia, los planes han demostrado resiliencia y fortaleza tanto en períodos difíciles como de bonanza. La Secretaría, de acuerdo con las mejores prácticas del mercado, seguirá muy de cerca la evolución de los activos y pasivos del Plan haciendo
los ajustes derivados de las cambiantes condiciones económicas, financieras y actuariales que inciden en la solidez de los planes.
El 2017 fue otro año en los que se obtuvieron retornos considerables sobre inversiones del Plan de Jubilación del Personal, permitiendo que los activos alcanzaran a fin de año su nivel histórico más alto: US$4.230 millones. Pese a las fluctuaciones que se
observaron en los mercados financieros a lo largo del año, las expectativas de los inversionistas y su disposición a tomar riesgo fueron mejorando paulatinamente. En consecuencia 11 clases de activos del Plan generaron rendimientos positivos al cierre del ejercicio. Es también importante mencionar la contribución a los rendimientos,
por parte de las estrategias de gestión activa y de las actividades de rebalanceo del portafolio ejecutadas por la Secretaría. Los rendimientos nominales y reales superaron tanto los rendimientos actuarialmente requeridos como los rendimientos del índice de referencia establecidos en la Política de Inversión. Concretamente, el 14,9% de
rendimiento nominal de los activos del Plan superó la tasa nominal actuarialmente requerida del 6,5%1 y el rendimiento del índice de referencia establecido en la Política Inversión del 14,2%. La tasa de rendimiento real del 12,2% sobrepasó
considerablemente la tasa real requerida actuarialmente del 3,5%. La Reserva de Estabilización del Plan, que ha recibido  contribuciones en cada uno de los tres últimos
años, ascendió a un total de más de US$125 millones a fin de año. Esta Reserva está diversificada en dos clases de activos de bajo riesgo, de conformidad con la Política de Financiamiento a Largo Plazo.
En general la solidez financiera del Plan se evalúa usando dos metodologías complementarias. En primer lugar, el método actuarial de capitalización agregada, que se rige por las normas de la Sociedad de Actuarios, determina el valor de la
contribución que el patrocinador debe efectuar para mantener el balance entre activos y pasivos. Varios supuestos son necesarios para la realización
de estos cálculos, en particular la tasa de  rendimiento real de largo plazo estimada sobre los activos del Plan, la cual ha sido fijada en 3,5%. Debido a que el rendimiento acumulado de los activos del Plan ha superado la tasa de rendimiento real estimada por los últimos años, la contribución requerida o teórica al Plan determinada por el actuario externo ha sido cero.
En segundo lugar, el método de valuación contable, que se rige por los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP) de los Estados
Unidos, calcula el valor presente de la obligación pensional descontando los flujos de efectivo futuros del Plan por pagos de beneficios. La tasa de
descuento utilizada para este cálculo se deriva de una aproximación de la curva de rendimiento de bonos corporativos de alta calidad crediticia a los
flujos futuros de efectivo del Plan. Entre el cierre del ejercicio de 2016 y el de 2017, la tasa de descuento estimada del Plan disminuyó un 0,52%, pasando
de 4,06% a 3,54%. En consecuencia, se registró un incremento importante del valor presente de los pasivos que alcanzaron a su nivel histórico más
alto a fin de año. El efecto combinado del incremento cercano al 13% en el valor de la obligación pensional, la acumulación de un año adicional de servicio del personal activo, el desembolso neto resultante de los pagos de
beneficios y las contribuciones recibidas (que representa un 1,5% del total de activos) y rendimientos sólidos de los activos de más de 14% en 2017; trajo como resultado una ligera mejora de los coeficientes de capitalización o
coeficientes de cobertura del Plan a final del año 2017, en comparación a los de fines del año 2016. Sobre la base de los pasivos por beneficios acumulados (PBA2) el coeficiente de cobertura alcanzó 107% y de los pasivos por
beneficios proyectados (PBP3) el 97%.
Siguiendo la práctica de los últimos años, los Directorios Ejecutivos del Grupo BID
revisaron y aprobaron, en una reunión especial, las tasas de contribución del BID y la Corporación a los Planes, sobre la base de las respectivas valuaciones actuariales y de la Política de Financiamiento a Largo Plazo. La tasa de contribución estable, aprobada en 2017 fue del 20% de la remuneración neta del personal internacional. El año 2017
fue el tercer año del quinquenio inicial de la Política y superó la tasa actuarialmente requerida del 0%. Como lo estipula la Política, la diferencia entre la tasa aprobada del 20% y la tasa teórica del 0%, equivalente a US$48,7 millones, fue aportada por el
Grupo BID al Plan e invertida en la Reserva de Estabilización.
El informe especial de este año aborda el análisis de los activos y pasivos del Plan y las reformas consiguientes a la Política de Inversión para el Fondo de Jubilación del Personal y la Reserva de Estabilización. Allí se presenta la nueva asignación
estratégica de activos y el estado de su ejecución hasta fines de 2017. Se tiene previsto culminar con la implementación de las nuevas clases de activos en un lapso de doce a veinticuatro meses. Durante este tiempo se completará la selección y aprobación
de gestores de activos externos, la negociación y firma de contratos y por último la transición de activos a los nuevos gestores tomando en cuenta las condiciones de los mercados.

Sus comentarios y preguntas son bienvenidos y pueden dirigirse a:

• Teléfono: (202) 623-3560
• Fax: (202) 623-2177
• Email: VPF/[email protected].
• Intranet para el Personal Activo: http://retirement
• Portal en extranet para jubilados: https://www.iadb.org/en/retirees/pension%2C18204.
html
• Correo Postal: 1300 New York Avenue, NW Stop E0507, Washington, DC 20577

Sinceramente,

Kurt S. Focke,
Secretario Ejecutivo
Planes de Jubilación del BID

Informe Anual 2017 Local
Informe Anual
Informe Anual 2017 Local

Plan Local

Carta del Secretario Ejecutivo

 

Me complace presentar el Informe Anual de 2017 del Plan de Jubilación del Personal Local (el Plan) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En los últimos seis años, se han efectuado importantes reformas en los Planes de Jubilación con el propósito de mejorar su
situación financiera y su estructura de gobernanza. Dos de esas reformas, efectuadas en 2011 y 2014, introdujeron modificaciones
en los beneficios de los Planes, lo que fortaleció su sostenibilidad financiera a largo plazo y permitió su armonización con los de las instituciones comparables. Los beneficios de los Planes siguen siendo competitivos, en comparación con otras instituciones
similares y son una herramienta útil para vincular y retener a profesionales de alto grado de competencia. Otra reforma,
realizada igualmente en 2014, implantó una nueva estructura de gobernanza para los Planes, aclaró las responsabilidades de
las diversas comisiones rectoras, incrementó la transparencia y fortaleció la composición técnica y gerencial de la Comisión de
Dirección. Dicha Comisión se ha constituido en un foro en que la Alta Administración y los representantes del personal activo
y jubilado han podido entablar diálogos técnicos. Igualmente ha generado un mayor involucramiento de las altas instancias del Grupo BID en la supervisión de la Secretaría. Para obtener información más detallada, véase el Informe Anual de los Participantes de 2014, y la Sección 6 del presente informe.
En 2015 se adoptaron ciertas políticas en reconocimiento de la relación que existe entre los Planes de Jubilación y el Grupo BID en su carácter de patrocinador de los Planes. En julio de 2015 el Directorio Ejecutivo (Directorio) aprobó la Política de Apetito de Riesgo que establece dos parámetros de medición de riesgo. El primero de ellos fija un nivel máximo de volatilidad de los activos y pasivos; el segundo prueba la solidez del rendimiento requerido para el financiamiento actuarial,
vinculándolo a los rendimientos de los retornos esperados del Plan. La Política de Apetito de Riesgo está vinculada a la Política de Adecuación de Capital del Banco, que prevé una asignación de capital como respaldo financiero para cubrir el
riesgo financiero generado por los Planes en los estados financieros del Banco en momentos de estrés en los mercados.
La segunda política se aprobó en diciembre de 2015, titulada Política de Financiamiento a Largo Plazo de los Planes de Jubilación, y establece: (i) tasas anuales de contribución estables del Grupo BID para cada uno de los Planes de
Jubilación (definidas como un porcentaje del total de la remuneración neta del personal en servicio activo); (ii) una Reserva de Estabilización para los tres planes más grandes, con el fin de estabilizar las tasas de contribución a los planes; y (iii) un
plazo inicial de vigencia de la Política de cinco años. Como consecuencia de la aplicación de la Política de Financiamiento a Largo Plazo, el Grupo BID ha aportado contribuciones anuales a los Planes que superan las contribuciones teóricamente
requeridas según los cálculos efectuados por los actuarios externos de los Planes.
Dicho excedente se ha invertido en las Reservas de Estabilización de los Planes, de conformidad con las disposiciones de la Política de Financiamiento a Largo Plazo.
Como se verá en la Sección III, en los tres años iniciales de esta última política, la Reserva de Estabilización del Plan ha crecido hasta cifrarse en más de US$125 millones, equivalentes al 3% del valor total de los activos. Para ver más detalles
sobre el propósito y los componentes de la Política de Financiamiento a Largo Plazo, sírvase consultar el Informe Anual de los Participantes de 2015.
En forma paralela a las reformas antes mencionadas, se ha hecho un gran esfuerzo en reforzar el equipo de trabajo de la Secretaría de los Planes de Jubilación, mejorando su capacidad técnica y de análisis, así como de brindar un apoyo más
eficaz a los participantes. En términos de sistemas, se adoptó un nuevo sistema de administración de pensiones y se adquirió la licencia de una plataforma informática para valuación de las pensiones. Con el fin de lograr mayor transparencia y mejorar
la comunicación con todas las partes interesadas en los Planes, se crearon sitios virtuales en intranet y extranet.
Todas estas reformas han venido acompañadas de condiciones de mercado favorables, que han conducido a un progresivo fortalecimiento de la posición financiera de los Planes. Tanto desde la perspectiva actuarial como de la contable
los planes muestran niveles de solidez satisfactorios. No obstante, no es momento de ser complacientes, pues los mercados suelen ser volátiles y por lo general son cíclicos. Es imposible pronosticar cuándo el ciclo actual llegará a su punto máximo
ni cuando cambiará el sentimiento del mercado, pero creo que es posible decir que mucho de lo que ya se ha logrado, será de gran valor cuando los tiempos sean menos favorables. Las medidas adoptadas por la Secretaría, sus Comisiones
rectoras y el Directorio en los últimos seis años han fortalecido tanto los planes como al patrocinador para enfrentar el futuro. Recordemos que, en sus más de 55 años de existencia, los planes han demostrado resiliencia y fortaleza tanto en
períodos difíciles como de bonanza. La Secretaría, de acuerdo con las mejores prácticas del mercado, seguirá muy de cerca la evolución de los activos y pasivos del Plan haciendo los ajustes derivados de las cambiantes condiciones económicas,
financieras y actuariales que inciden en la solidez de los planes.
El 2017 fue otro año en los que se obtuvieron retornos considerables sobre inversiones del Plan de Jubilación del Personal, permitiendo que los activos alcanzaran a fin de año su nivel histórico más alto: US$226 millones. Pese a las
fluctuaciones que se observaron en los mercados financieros a lo largo del año, las expectativas de los inversionistas y su disposición a tomar riesgo fueron mejorando paulatinamente. En consecuencia 11 clases de activos del Plan generaron
rendimientos positivos al cierre del ejercicio. Es también importante mencionar la contribución a los rendimientos, por parte de las estrategias de gestión activa y de las actividades de rebalanceo del portafolio ejecutadas por la Secretaría. Los
rendimientos nominales y reales superaron tanto los rendimientos actuarialmente requeridos como los rendimientos del índice de referencia establecidos en la Política de Inversión. Concretamente, el 15,3% de rendimiento nominal de los activos del Plan
superó la tasa nominal actuarialmente requerida del 7,5% y el rendimiento del índice de referencia establecido en la Política de Inversión del 14,6%. La tasa de rendimiento real del 12,2% sobrepasó considerablemente la tasa real del 3,5% requerida
actuarialmente. La Reserva de Estabilización del Plan, que ha recibido contribuciones en cada uno de los tres últimos años, ascendió a un total de más de US$15,4 millones a fin de año. Esta reserva está diversificada en dos clases de activos de bajo riesgo, de conformidad con la Política de Financiamiento a Largo Plazo.
En general la solidez financiera del Plan se evalúa usando dos metodologías complementarias. En primer lugar, el método de capitalización agregada, que se rige por las normas de la Sociedad de Actuarios, determina el valor de la contribución
que el patrocinador debe efectuar para mantener el balance entre activos y pasivos.
Varios supuestos son necesarios para la realización de estos cálculos, en particular
la tasa de rendimiento real de largo plazo estimada sobre los activos del Plan, la cual ha sido fijada en 3,5%. Debido a que el rendimiento acumulado de los activos del Plan ha superado la tasa de rendimiento real estimada por los últimos años, la
contribución requerida o teórica al Plan determinada por el actuario externo ha sido 5,26%.
En segundo lugar, el método de valuación contable, que se rige por los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP) de los Estados Unidos, calcula el valor presente la obligación pensional descontando los flujos de efectivo futuros
del Plan por pagos de beneficios. La tasa de descuento utilizada para este cálculo se deriva de una aproximación de la curva de rendimiento de bonos corporativos de alta calidad crediticia. Entre el cierre del ejercicio de 2016
y el de 2017, la tasa de descuento estimada del Plan disminuyó un 0,54%, pasando de 4,13% a 3,59%. En consecuencia, se registró un incremento importante en el valor presente de los pasivos que alcanzaron a su nivel histórico más alto a fin de año. El efecto combinado del incremento cercano al 23% en el valor de la obligación pensional, la acumulación de un año
adicional de servicio del personal activo, el desembolso neto resultante de los pagos de beneficios y las contribuciones recibidas (que representa un 1,5% del valor total de los activos) y rendimientos sólidos de los activos de
más de 15% en 2017; trajo como resultado una ligera mejora de los coeficientes de capitalización o coeficientes de cobertura del Plan a final del año 2017, en comparación a los de fines del año 2016. Sobre la base de los pasivos por beneficios acumulados (PBA1) del 115% y de los pasivos por beneficios proyectados (PBP2) del 95%.
Siguiendo la práctica de los últimos años, los Directorios Ejecutivos del Grupo BID revisaron y aprobaron, en una reunión especial, las tasas de contribución del BID y la Corporación a los Planes, sobre la base de las respectivas valuaciones actuariales y, desde 2015, sobre la base de la Política de Financiamiento a Largo Plazo. La tasa de contribución estable, aprobada en 2017 fue del 25% de la remuneración neta del personal nacional. El año 2017 fue el tercer año del quinquenio inicial de la Política y superó la tasa actuarialmente requerida del 1,87%. Como lo estipula la Política, la diferencia entre la tasa aprobada del 25%y la tasa teórica del 1,87%, equivalente a US$6,6 millones, fue aportada por el Grupo BID al Plan e invertida en la Reserva de Estabilización.
El informe especial de este año aborda las medidas extraordinarias que tomó la Secretaría para administrar las pensiones y los beneficios del Plan de Jubilación del Personal Local en los países que experimentan presiones económicas de hiperinflación.

Sus comentarios y preguntas son bienvenidos y pueden dirigirse a:

• Teléfono: (202) 623-3560
• Fax: (202) 623-2177
• Email: VPF/[email protected].
• Intranet para el Personal Activo: http://retirement
• Portal en extranet para jubilados: https://www.iadb.org/en/retirees/pension%2C18204.
html
• Correo Postal: 1300 New York Avenue,
NW Stop E0507, Washington, DC 20577

Sinceramente,

Kurt S. Focke,
Secretario Ejecutivo
Planes de Jubilación del BID